BIENVENIDOS

Cuando alguien mira el álbum de las fotografías familiares y se ve su propia imagen durante la niñez, parece como si estuviera parado en un terreno que es familiar aunque extraño. ¿Es que en realidad esas imágenes se detienen en el tiempo? Cuando esa persona ve la primera fotografía de sí misma, después de nacer, se preguntará ¿cómo se sintió al llegar a este mundo? Hay otra foto en donde está montado en bicicleta, ¿recordará qué tan fácil o difícil le resultó aprender a hacerlo? ¿Tuvo muchas caídas? ¿Qué tan nervioso estaba de encontrarse con la maestra cuando le tomaron la fotografía del primer día de clases? Ahora, está la imagen de la graduación de secundaria. ¿Cómo se convirtió aquel indefenso bebé en el robusto jovencito en bicicleta y luego en el joven de toga y birrete que está a punto de dar el paso para ingresar al mundo de los adultos? Estas imágenes instantáneas nos hablan poco de los procesos de cambio que tienen lugar a medida que un niño crece. Inclusive en una serie de vídeos caseros, en donde se puede seguir a los niños, momento a momento, a medida que crecen, no se captará la secuencia de los cambios tan sutiles que, con frecuencia, no podemos detectar sino hasta después de que han ocurrido. Los factores que influyen en estos cambios son el tema de esta página.

¿QUE PRETENDEMOS?

Caracterizar el desarrollo infantil de cero años a la pubertad, mediante el análisis de los enfoques psicogenético, ecológico y sociocultural, con actitud crítica y de respeto a la diversidad, con el fin de que a partir de la comprensión de estos procesos, se promueva el desarrollo de proyectos educativos y la creación de ambientes de aprendizaje, en los ámbitos: individual, grupal e institucional.

¿QUIENES SOMOS?

El grupo de tercer semestre de la Licenciatura en Intervención Educativa (LIE 2002) de la UPN 283 está integrado por alumnos capaces de desempeñar en diferentes campos de ámbito educativo, dentro de las líneas de Educación Inicial Y Educación de Personas Jóvenes y Adultas, dispuestos a enfrentar juntos cualquier dificultad que se presente en su formación colaborando siempre para alcanzar y superar los objetivos y Competencias propuestas tanto en lo individual como en lo grupal para y por uno de ellos. Resaltando la importancia que tiene el Desarrollo Infantil para compartir con el lector no solo la teoría sobre el mismo sino sus experiencias como interventores e invitarlos a adentrarse en este apasionante mundo del "Niño" desde su concepción hasta la pubertad reiterando siempre "Educar para Transformar".

A MANERA DE PRESENTACION

Todo progreso Tecnológico en el momento de su aparición ha sido temido e incluso rechazado y sabemos que cualquier innovación molesta porque cambia los ordenes constituidos Giovanni Sartori.

“Bienvenidos a una fascinante aventura humana: La creación de la Universidad Pedagógica Nacional “Así iniciaba el discurso del Lic. Fernando Solana Morales Secretario de Educación Pública en Agosto de 1978. Y ahora después de treinta años la UPN sigue “tejiendo redes para compartir con el mundo” ósea, la aventura continua Pasando de la lectura y escritura a lo analógico y de ahí a lo Digital y más aun al ciber - espacio. Durante sus primeras tres décadas de existencia la Universidad Pedagógica Nacional ha contribuido a la formación de profesionales, la producción de nuevo conocimiento, la difusión de la cultura y de manera intensiva al desarrollo profesional del magisterio Mexicano y jóvenes egresados de preparatoria a través de las 77 Unidades que integran su red federalizada Dra. Silvia Ortega Salazar Rectora de la UPN Agosto del 2009 .Con una Misión Vigente y una Visión en renovación. En tres décadas las comunidades académicas del Ajusco y las 77 Unidades han interpretado y dado forma a las tareas encomendadas con profunda convicción de “EDUCAR PARA TRANSFORMAR” Por supuesto el país, el mundo ha cambiado las condiciones sociales, familiares, personales, económicas, políticas son distintas, la enseñanza el aprendizaje y por supuesto el evento educativo tiene otra connotación .Por eso nuestra propuesta de acceder a los contenidos de aprendizaje,(específicamente a el Desarrollo Infantil) por este medio y poner a su alcance nuestra visión e interpretación de ese fascínate ser que es el Niño, visto por jóvenes estudiantes de la Licenciatura de Intervención Educativa de la Unidad 283 UPN de Matamoros Tamaulipas México no para dar cumplimiento a una tarea escolar sino para realmente evidenciar que se puede aprender y enseñar al mismo tiempo. A fin de cuentas alguna vez fuimos niños. Sabemos que ellos los niños han sido el punto central del estudio científico por más de cien años .Cada niño es como los demás en algunas formas pero excepcional en otras.los niños difieren en estatura. Peso complexión física; en factores de constitución como salud y nivel de energía. En inteligencia, en características de la personalidad y en reacciones emocionales .El contexto de sus vidas también difiere; el hogar, la comunidad y la sociedad en donde viven, las relaciones que tienen.la clase de escuela a donde asisten y como pasan su tiempo libre .Los avances en neuro ciencia e imágenes cerebrales están haciendo posible que se pongan a prueba los misterios del temperamento, siguiendo el curso del exceso de ansiedad. Los avances en genética del comportamiento y todo lo que ha surgido en estos años de avance sobre el desarrollo infantil por todo lo anterior sean bienvenidos a esta nuestra historia.

OSCAR A. BONILLA CHAVEZ. UPN 283. Invierno del 2009.

miércoles, 3 de febrero de 2010

El nivel sensomotor en la psicología del niño - Piaget (1984)

La influencia de PIAGET sobre la psicología ha sido profunda. Sus penetrantes y pioneras investigaciones y teorías del desarrollo cognoscitivo han situado a la psicología del niño en camino de moverse en nuevas direcciones. Aquí, por tanto, es, “Piaget sobre Piaget”, una síntesis comprensiva de su psicología del niño, trazando las etapas del desarrollo cognoscitivo sobre el entero período de la niñez, desde la infancia a la adolescencia.

Las influencias del ambiente adquieren una importancia cada vez mayor a partir del nacimiento, tanto desde el punto de vista orgánico como del mental. La psicología del niño no puede, pues, limitarse a recurrir a factores de maduración biológica, ya que los factores que han de considerarse dependen tanto del ejercicio o de la experiencia adquirida como de la vida social en general.
La psicología del niño estudia por sí mismo en su desarrollo mental. Conviene, a tal respecto, distinguirla de la “psicología genética”, aunque constituye instrumento esencial de ella. Señalemos en seguida, para disipar cualquier equívoco en la terminología, que la palabra “genética”, en la expresión “psicología genética”, fue introducida por los psicólogos en la segunda mitad del siglo XIX, es decir, antes que los biólogos la empleasen con un sentido más restringido. En el lenguaje actual de los biólogos, la “genética” se refiere exclusivamente a los mecanismos de la herencia, por oposición a los procesos embriogenéticos u ontogenéticos. “Psicología genética” se refiere al desarrollo individual (ontogénesis). Dicho esto, podríamos vernos tentados a considerar las expresiones “psicología del niño” y “psicología genética” como sinónimas; sin embargo, un importante matiz las diferencia: si la psicología del niño estudia a éste por él mismo, se tiende hoy, por
el contrario a denominar “psicología genética” a la psicología general (estudio de la inteligencia, de las percepciones, etc.), pero en tanto que trata de explicar las funciones mentales por su modo de formación, o sea, por su desarrollo en el niño.


El NIVEL SENSO-MOTOR
Si el niño explica en cierta proporción al adulto, también puede decirse que cada período del desarrollo informa, en parte, de los siguientes. Esto resulta especialmente claro en lo que concierne al período anterior al lenguaje. Puede llamársele período “senso-motor” porque, a falta de función simbólica, el lactante no presenta todavía pensamiento ni afectividad ligada a representaciones que permitan evocar las personas o los objetos ausentes. Pero, pese a esas lagunas, el desarrollo mental durante los dieciocho primeros meses de la existencia es particularmente rápido y de importancia especial porque el niño elabora a ese nivel el conjunto de las subestructuras cognoscitivas que servirán de punto de partida a sus construcciones perceptivas e intelectuales ulteriores, así como cierto número
de reacciones afectivas elementales, que determinarán de algún modo su efectividad subsiguiente.


LA INTELIGENCIA SENSO-MOTORA
Sean cuales fueren los criterios de la inteligencia que se adopten todo el mundo está de acuerdo en admitir que existe una inteligencia antes del lenguaje. En esencia práctica, es decir, tendente a consecuciones y no a enunciar verdades, esa inteligencia no deja de resolver finalmente un conjunto de problemas de acción (alcanzar objetos alejados o escondidos, etc.), constituyendo un complejo sistema de esquemas de asimilación, ni de organizar lo real según un conjunto de estructuras espacio-temporales y causales. Ahora bien, a falta de lenguaje y de función simbólica, esas construcciones se efectúan apoyándose exclusivamente en percepciones y movimientos, esto es, mediante una coordinación sensomotora de las acciones, sin que intervengan la representación o el pensamiento.

EL ASPECTO COGNOSCITIVO DE LAS
RELACIONES SENSO-MOTORAS

Si se comparan las fases de esta construcción de lo real con la que corresponde a los esquemas senso-motores que intervienen en el funcionamiento de los reflejos, de los hábitos o de la inteligencia, se comprueba la existencia de una ley de desarrollo, que ofrece alguna importancia porque regirá igualmente toda la evolución intelectual posterior del niño.

EL ASPECTO AFECTIVO DE LAS REACCIONES
SENSO-MOTORAS
El aspecto cognoscitivo de las conductas consiste en su estructuración, y el aspecto afectivo, en su energética (o como decía P. JANET, en su “economía”). Esos dos aspectos son, a la vez, irreducibles y complementarios: no hay que extrañarse, pues, de hallar un paralelismo notable entre sus respectivas evoluciones. De un modo general, en efecto, mientras el esquemaismo cognoscitivo pasa de un estado inicial centrado sobre la acción propia a la construcción de un universo objetivo y descentrado, la afectividad de los mismos niveles senso-motores procede de un estado de indiferenciación entre el yo y el “entorno” físico y humano para construir a continuación un conjunto de cambios entre el yo diferenciado y las personas (sentimientos interindividuales) o las cosas (intereses variados, según los niveles).
Pero el estudio de la actividad del lactante es mucho más difícil que el de sus
funciones cognoscitivas, porque en él es mayor el riesgo del adultomorfismo.


Por Nubia Flores

0 comentarios:

:a: :b: :c: :d: :e: :f: :g: :h: :i: :j: :k: :l: :m: :n:

Publicar un comentario en la entrada